Raphael deslumbró en el Luna Park (Buenos Aires)

El prestigioso artista demostró que su poder de convocatoria sigue vigente e hizo delirar a las más de 5.000 personas que abarrotaron el mítico estadio porteño.

El ya legendario Niño mimado de España, Raphael, volvió a presentarse en Buenos Aires y demostró que la vigencia de su arte y poder de convocatoria sigue, no solamente indemne, sino dotado de una fuerza arrolladora que produce emoción e impacto. Desde el vamos, realizó un espectáculo acorde con sus convicciones más profundas: volcarse de lleno a esas historias tan caras a su derrotero artístico.

La salida de la estrella al escenario se constituyó, por otra parte, en una verdadera explosión de afecto; ovación que se trasladó durante varios minutos ante ese intérprete que, con su particular vestimenta en negro, generó capítulo decisivo en la canción melódica.

El saludo de Raphael se proyectó como un abrazo inconmesurable ante ese público fiel de su estilo y predicamento más íntimo. “Infinitos bailes”, “Aunque a veces duela”, “Loco por cantar”, “Mi gran noche”, “Ella”, “Somos” y “Digan lo que digan”, uno de los himnos fundamentales de su trayectoria, fueron poniéndole calor a una noche marcadamente destemplada en nuestra ciudad. Y es que Raphael, precisamente, forma parte de esa galería de artistas únicos e insustituibles.

A través de dos pantallas, ubicadas en las esquinas del escenario, se pudo apreciar, con rigurosidad de detalle, el conocimiento del oficio y la técnica del cantante pero, sobre todo, el manejo de situaciones, que pocos elegidos, lo consiguen. La plasticidad del Niño, sus gestos faciales, sus movimientos de manos que acompañaban parte de su figura, iban delineando ese terreno energético que el intérprete maneja con puntual eficacia. Una y otra vez es necesario resaltar el factor-tótem del artista, aquel que precisamente está vinculado con esa usina generadora de climas. Raphael cuenta sus historias y les imprime musicalidad. La pátina del goce y del placer cede lugar, en cuestión de minutos, a la preocupación, al dolor, a la sinrazón y a la angustia.

Otros temas como “Provocación”, “Por una tontería”, “No puedo arrancarte de mí”, “Adoro” y sus emblemáticos “Gavilán”, “En carne viva” y “Escándalo” fueron jalonando items inolvidables del recital que también tuvo un tributo a la música ciudadana con “Malena” y “Volver”, momentos de singular factura creativa. La puesta de luces y el grupo musical que acompañó al artista, impecables.

Con una capacidad vocal muy notable (el recital se extendió durante más de dos horas sin intervalos), Raphael volvió a dar testimonio de la lección del maestro.

DiarioShow

Raphael-lunapark-phcatalinaalmada-30PEQUEÑA

“Una vez  más, Raphael demostró ser un artista de primer nivel”

Apodado “el niño de Linares”, “la mejor voz de Europa” entre otros, demostró estar “Loco por cantar”- como el nombre de su gira lo indica y que su voz y energía, siguen intactas-

Primicias Ya

Raphael sigue siendo aquel

Igual que ayer e igual de loco por cantar, como lo dicta la letra de uno de los nuevos temas de su último disco, Infinitos Bailes, con el que abrió la noche, Raphael desplegó su encanto de enérgico alarde interpretativo y vocal en un Luna Park lleno y en comunión con el legendario artista.

Los 5000 espectadores reunidos en este segundo show del músico en Argentina, tras su paso por Tucumán, lo aplaudieron de pie en las casi treinta canciones del repertorio que el español entregó a su público.

Raphael sigue entonando con la frente; cantan sus cejas y comisuras; el sonido le brota de la pelvis, le recorre los hombros. Su distintivo dominio de la escena actoral sobre el escenario, intacto, sigue cautivando tras 60 años de carrera y mantiene a este hombre, vestido de negro y de ademanes flamencos, como el reconocido ícono que es de la interpretación en vivo.

El precursor de la balada romántica en habla hispana conserva la impronta vocal y la presencia del joven que en los ’60 irrumpía con éxitos que ayer abrazó el Luna Park como “Mi gran noche” o “Digan lo que digan”. Raphael sigue siendo aquél, aquel cantante de voz profunda que algunos bautizaron como “el Sinatra español”.

Con el público en el bolsillo, el músico -que vendió millones de discos a lo largo de su carrera, que ofrece unos cien shows anuales y que hace unos días recibió la primera distinción que la Legislatura de la Ciudad otorga a un artista como Huésped de Honor de Buenos Aires- se despidió con “Yo soy aquél” y con “Como yo te amo”.

“Argentina, los quiero tanto. Y así será hasta el final”, dijo al culminar.

La Nación

Argentina2018B

Fotos: Catalina Almada


Al igual que en el Luna Park, Raphael triunfó en las otras 3 ciudades argentinas que visitó con su gira “Loco Por Cantar”. Tucumán, Córdoba y Rosario también recibieron al artista español con llenos totales y tanto público como prensa han elogiado al artista y la calidad de su show.

TUCUMÁN: Raphael, el más grande de la canción latina

El artista español que empezó su romance con argentina hace más de medio siglo y sigue enamorando con sus canciones a público  argentino y de todo el mundo.

-Canal 8 Tucumán

ROSARIO: Maravilloso Raphael, maravilloso

El Niño brilló el domingo en el Teatro Broadway con la sala colmada de un público fervoroso que cantó y disfrutó de clásicos y nuevos

“Maravilloso, Raphael, maravilloso. No dejes nunca de cantar, yo te lo pido”. Parafraseando una de sus emblemáticas canciones, el Niño brilló en el escenario del teatro Broadway el domingo a la noche. Con la sala colmada de un público fervoroso, el español cantó sin pausa casi treinta temas. Sin respiro, sin dejar de moverse y de sonreír. Sin dar lugar a que la magia se desvanezca, comenzó el recital a las 21.30 en punto, tal como estaba previsto, y por dos horas ininterrumpidas la garganta del showman no descansó hasta lograr movilizar a los espectadores llegando al final con un bis que no fue pero dejando con maestría una suerte de puerta abierta para que sus seguidores quedaran deseosos de una segunda vuelta, quizás, cuando regrese a la ciudad nuevamente en una gira internacional.

Los años parecen no pasar nunca para Raphael, que caminó incesantemente por el escenario, hizo sus características poses de bailarín de flamenco y de a ratos desapareció de escena por segundos para aparecer y cantar una y otra vez.

El montaje del espectáculo fue impecable desde principio a fin. Con un juego de luces que jugaban con intensidad y colores al ritmo de la música. Detrás, una pantalla gigante reproducía el rostro del cantante y por momentos espectros con forma de estrellas, brillo y fuego formaron parte de la gran puesta en escena que contó, además, con un sonido de lujo.

El Ciudadano

Argentina2018D

Concierto en el Quality Spacio de Córdoba, el pasado 2 de Julio


Con un vídeo de la noche del 31 de Mayo en el Luna Park de Buenos Aires y un HASTA EL PRÓXIMO AÑO, se despedió Raphael del público argentino antes de tomar rumbo a Chile, donde continuará su gira americana. 6/6 Chillán (Sold Out) y 8/6 Santiago de Chile, para después finalizar en Colombia (12/6 Bogotá, 14/6 Medellín y 15/6 Cali). Más información de estas últimas fechas en américa AQUÍ


Desde el 17 de Abril de 1967, primera vez que el artista pisó suelo Argentino, Raphael ha recibido en numerosas ocasiones de manos de las instituciones del país reconocimientos  a su brillante carrera, y al de “Hijo Predilecto de Argentina” o “Visitante ilustre” entre otros, este año se suma la distinción de “Huésped de Honor de Buenos Aires” otorgado por la Legislatura Porteña.

Raphael: huésped de honor de la ciudad de Buenos Aires

El artista español volvió a la Argentina galardonado por el Gobierno

Pocos son los artistas que han marcado un antes y un después en la carrera de la música. Sin dudas, Raphael es uno de ellos: casi 6 décadas de carrera, un centenar de premios conseguidos y giras mundiales que superaron los 120 shows por año.

El apodado “niño de Linares” marcó un antes y después con su característico histrionismo en el escenario y su inigualable poder vocal.

Por disposición gubernamental, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires decidió premiar a Raphael con la distinción de Huésped de Honor de la Ciudad de Buenos Aires, siendo el primer artista en tener esta distinción. Lía Rueda, Diputada de la Comisión de Cultura, quien le otorgó esta distinción.

Rodeado de cientos de fanáticos aplaudiendo y flashes de cámara por doquier, Raphael agradeció a su público emocionado: “Muchísimas gracias por este detalle, yo me siento un argentino más. Gracias por el interés que ponen en mi vida, en mis cosas, mis recitales, gracias por existir”.

Raphael-distincion-trayectoria-artistica_BaAS

Primicias Ya