La vida de Raphael, agotada en las librerías rusas

El pasado 9 de abril, Raphael vivía uno de los momentos más emotivos de su larga carrera profesional. Viajaba a San Petersburgo, como un año más, para dar un concierto y presentar la traducción al ruso de su libro “¿Y mañana qué?” (Plaza & Janés, 1998).Se trata de unas primeras memorias del cantante —escritas por él—, en las que narra sus inicios en el mundo de la música. En ellas, el de Linares ofrece el testimonio de un hombre «hecho a sí mismo», que triunfó por todo el mundo con su voz y su estilo. Hoy, el libro ya está agotado en todo el país.

Sus fans rusos no han escatimado a la hora de comprar ejemplares y el día de la presentación todo fueron elogios. Para el cantante, “aquello supuso un hecho insólito y muy bonito”. La firma de libros duró dos horas y media. Nunca es demasiado para un artista que revolucionó el mercado musical soviético hace 43 años.

El cantante asegura que le “hizo mucha ilusión” saber que querían traducir el libro: “Es muy difícil que te traduzcan a un idioma tan distinto. Me hace ilusión que a los rusos les interesen mis correrías por el mundo”. Y no es de extrañar que sea así. El estreno, en 1969, en la Unión Soviética de la película “Digan lo que digan”, sentó las bases de lo que supondría el fenómeno fan de Raphael en ese país. Aquel hecho supuso para el artista un gran salto: “A Rusia siempre le he tenido un cariño muy especial. Cuando empecé a viajar a allí, España no tenía relaciones diplomáticas con la URSS”

firmalibrosanpetersburgoSu vida en tres tomos

En “¿Y mañana qué?”, el artista narra sus primeros 35 años de vida, desde sus inicios en el mundo de la música hasta su boda con Natalia Figueroa. Pero el cantante de Linares apostilla que sus dos libros posteriores son mucho más interesantes. La traducción al ruso es un fiel reflejo de lo que Raphael escribió en 1996.

Aquella primera visita del de Linares a Moscú —en 1971— creó un auténtico movimiento e inculcó en sus fans —más mujeres que hombres— una inquietud que les llevó a estudiar la lengua y literatura española. “Se trata de una generación que aprendió Español por mis canciones”.

-ABC (Angie Calero)