Raphael presenta en el Teatro Nazas "Lo mejor de su vida"

Al “Divo de Linares” le pasan todo menos los años. Y es que anoche ante un Teatro Nazas a reventar, Raphael salió elegante, seductor y como siempre sonriente ante un público lagunero que antes de que el cantante pronunciara una sílaba, lo llenó de aplausos y ovaciones.

Con un nostálgico escenario y un piano de compañía, vestido de negro, el Divo dio inicio a su concierto con esos clásicos que lo han hecho popular durante más de cuatro décadas, Yo Sigo Siendo Aquél, Mi Gran Noche, Digan Lo Que Digan, permitieron a Raphael no sólo lucir una potente voz, sino comprar la fidelidad de un público que cantó con él.

Entre aplausos y con una sencilla escenografía de dos escaleras que comunicaban a una plataforma, Raphael bailó, jugo con su público y los hizo cantar en éxitos como Tu Cupido, Alta Costura, Todas Las Chicas Me Gustaban y Los Hombres Lloran, esta última con la que se dio el lujo de dejar el micrófono y cantar a capela por unos instantes.

Con la emoción de un teatro totalmente lleno y una gran producción, que dedicó al compositor Manuel Alejandro, “El Divo de Linares” agradeció al público lagunero, y se dijo contento de estar en Torreón, una cuidad de la que guarda grandes recuerdos, desde la última vez que pisó este suelo semidesértico.

Entre luces azules y moradas, “El Divo” aparecía presumiendo su mayor atributo, esa voz que emocionó a un público en gran mayoría adulto, en un concierto de más de dos horas, que aun sin intermedio, no bajó el ritmo ni un instante.

Canciones que hacen parte de generaciones, como Ámame, Qué Sabe Nadie, Como Yo Te Amo, no pudieron faltar en una velada de la que Raphael, salió literalmente en hombros, después de su reencuentro con La Laguna.
-El Siglo de Torreón (Johan Uribe Jiménez)