RaphaelValladolid2018A

Raphael levanta las pasiones de unas cuantas generaciones en su “gran noche” en Valladolid

Una Plaza Mayor emocionada recibió al artista entre aplausos y gritos.

Varias generaciones esperaban ansiosos este domingo, 2 de septiembre, al concierto más repetido de la ciudad. Como era de esperar, la Plaza Mayor estaba abarrotada de personas de todas las edades.

Presentando su último disco, el artista comenzó deleitando con ‘Infinitos bailes’. Después de las tres primeras canciones, todas nuevas, Raphael hizo disfrutar a los presentes con el momento más esperado. ‘Mi gran noche’ empezó a sonar a todo volumen inundando con su gran voz el corazón de todos los asistentes.

Uno tras otro fueron sonando todos sus grandes éxitos. ‘Yo soy aquel’ o ‘Como yo te amo’ fueron de las canciones más coreadas de la noche. Todos sus fans, de más de dos generaciones, pudieron vibrar con él.

Los seguidores del artista no querían abandonar la Plaza Mayor tras la finalización del concierto. Sin ninguna duda fue su gran noche y la de todos los vallisoletanos.
Tribuna Valladolid / Foto: @AyuntamientoVLL

RaphaelValladolid2018B2

Inphinito Raphael

En un concierto de Raphael no hay paréntesis, tiempos muertos, momentos congelados a la espera de lo que decida el VAR. No hay tregua, no hay descanso, no hay cabezadita en el sofá. En un concierto de Raphael no hay escalas, semáforos en rojo ni estaciones de servicio. No hay parada y todo es fonda: un lugar donde quedarse y que te echen de comer. Porque en un concierto de Raphael todo vale. Todo importa. Todo es éxito hecho canción. Y lo que no, son aplausos.

Tiene Raphael un superpoder que muchos cantantes quisieran para sí y pocos lo consiguen: es capaz de arrancar aplausos antes incluso de ponerse a cantar. Lo demuestra, por ejemplo, cuando empiezan a sonar los acordes de la octava canción de la noche ‘Digan lo que digan’. Lanza una mirada desafiante al público, retadora, aquí estoy yo. Y los aplausos suenan como tormenta de granizo. Sin medida y a lo bestia. «Ra-pha-el, Ra-pha-el». Otra vez en el arranque de ‘Maravilloso corazón’. Sale de un lado del escenario, avanza pasito a pasito, se bambolea, golpecito en la cadera, revoltillo flamenco, el pulgar en el bolsillo, otro pasito y de nuevo una salva de aplausos antes de ponerse a cantar. No hay reposo, no hay sosiego, no hay amago de entreacto en un concierto de Raphael.
El Norte de Castilla / Foto: Gabriel Villamil

La eterna Gran Noche de Raphael

‘Qué pasará, que misterio habrá’… Pues no había ningún misterio, una vez más era la ‘Gran Noche’ de Raphael, incombustible para sus seguidores entregados en una Plaza Mayor que el artista ha vuelto a conquistar haciendo gala de su capacidad desde el escenario, haciéndose enorme para llegar a cada rincón en un nuevo lleno en el centro de la ciudad.

Cambio total entre los asistentes al concierto respecto a la noche de Operación Triunfo aquí la trayectoria musical se remontaba a décadas atrás pero también al presente y al futuro. Así empezó Raphael, tirando de sus últimos temas, demostrando que no está ni cerca de poner el broche a una carrera que se pierde ya en el horizonte de la memoria.

Los ‘Infinitos bailes’ son mucho más que el título del último trabajo de Raphael, es toda una declaración de intenciones de un hombre que derrocha energía e ignora el paso del tiempo, da la espalda al buenismo social que indica cuándo debe acabar una carrera artística y se ha apoyado en compositores de la nueva generación (Leiva, Iván Ferreriro o Dani Martín), para empujar la suya hacia un futuro.

A ese horizonte ha mirado después de interpretar ‘Igual (loco por cantar)’, canción de este último trabajo, para garantizar que “mientras yo viva voy a estar cada año en esta ciudad”. El delirio de sus seguidores se desató justo a continuación, cuando Raphael apuntó que había interpretado tres canciones “nuevas”, pero que sabía “muy bien a qué han venido”.

Y vaya si supo satisfacer a su público. “Hoy para mi es un día especial pues saldré por la noche …”
Noticiascyl

RaphaelValladolid2018C

La gran noche de Raphael en la Plaza Mayor

La Plaza Mayor de Valladolid gritaba y saltaba con entusiasmo con los grandes éxitos de Raphael. El artista se subió al escenario vallisoletano a montar escándalo y, sin lugar a dudas, logró revolucionar y emocionar a todos aquel que acudió a verle.
Diario de Valladolid