RAPHAEL VUELVE A TRIUNFAR EN MOSCÚ

El artista de Linares, de gira por Rusia, tiene en este país una legión de fans desde hace 40 años.

El palacio de congresos del Kremlin volvió a registrar ayer lleno total en un nuevo concierto del cantante Raphael, el octavo que ofrece en Rusia desde 1971. La sala, cuyo aforo alcanza las 6.000 localidades, apareció repleta.

El artista español fue recibido con gritos de «Raphael, Raphael, Raphael, guapo, guapo», y otros piropos. Como es habitual en él, se entregó al público en cuerpo y alma. Interpretó los temas preferidos de sus admiradoras rusas: «Digan lo que digan», «Yo soy aquel» y «La noche». Logró una vez más levantar del asiento al auditorio, que coreaba los estribillos de muchas de las canciones. Incluyó también en su actuación temas del disco «El reencuentro», realización conjunta en el compositor Manuel Alejandro, tras una separación artística que duró 30 años.

En declaraciones a Efe, Raphael dijo el pasado miércoles que su nueva etapa con Manuel Alejandro «es volver a lo que tiene que ser, a casa, al principio de las cosas». «Nos ha ido muy bien y estamos preparando un nuevo disco», añadió.

El estreno en la Unión Soviética, en 1969, de la película «Digan lo que digan» sentó las bases de lo que sería dos años después un triunfo multitudinario de Raphael en Moscú. Él recuerda aquel primer viaje al corazón del imperio rojo como un gran salto. «Estaba algo lejos y no había relaciones diplomáticas» entre Moscú y Madrid

Fenómeno de masas

Aquella visita a Moscú del cantante de Linares creó un auténtico movimiento. Se puso de moda el estudio de la lengua y la literatura española, aparecieron clubes de fans por toda la URSS y surgió un verdadero culto rafaelista. Sus actuales admiradoras rusas le consideran un «hombre excepcional, apasionado y muy sincero en sus sentimientos». Hasta hace poco, ser español y llamarse además Rafael facilitaba muchísimo el acceso al corazón de las rusas.

En 2011, Raphael mantuvo un encuentro con sus seguidoras en el Centro Español de Moscú. Todas hablan Español, algunas lo enseñan en colegios y universidades, y muchas trabajan en negocios vinculados a España. Al día siguiente salió al escenario del Palacio de Congresos del Kremlin para celebrar el 40 aniversario de sus primera actuación en Rusia. Ayer repitió el mismo éxito apoteósico.

-EFE

—–

Raphael sigue siendo aquél… que enamoró a la URSS

“¡Marrrravillosamente Raphaeeel!”, gritaba en el patio de butacas un hombre barbudo de mediana edad, ejemplificando como nadie la devoción que se siente en Rusia por el artista de Linares. Las señoras gritaban “¡bravo!” y se contoneaban al ritmo de su popular ‘Es-can-da-lo’ como si les cantasen en su idioma. El cantante español está de gira en Rusia, donde ofreció un concierto en el teatro del Palacio del Kremlinantes de dirigirse para San Petersburgo a recordar sobre el escenario sus primeras incursiones artísticas en el viejo Leningrado.

Raphael presentó su gira ‘Lo mejor de mi vida’ recordando las canciones más famosas de su repertorio. Un piano presidía el escenario y al fondo una gran pantalla proyectaba imágenes de sus primeros años en la cima, cuando la televisión rusa empezó en la década de los 60 a emitir películas en las que aparecía él. Había nacido el ‘efecto Raphael’, que le trajo de gira por 40 ciudades de la antigua URSS e “hizo crecer un 60% las matrículas en cursos de español”, recordaba el cantante a ELMUNDO.es, sentado en una butaca del histórico hotel Metropol de la capital moscovita.

Ya en abril del año pasado, el Instituto Cervantes de Moscú organizó una velada y una exposición dedicadas a la vida artística del cantante dentro del Año Dual España-Rusia. Este año el cantante celebra elcincuentenario del comienzo de su carrera artística y los 41 años de su primer concierto en Rusia.

“Con Moscú tengo una relación de cariño y afecto, hay veces que conectas con el público y con los rusos conecté. Son gente en cuyo corazón caben músicas muy distintas“, explica el artista.

-www.elmundo.es (Xavier Colás)