Un placer conocerte, Vega

“Un placer concocerte”, en respuesta al precioso Post que Vega ha pulicado en su blog:

MI GRAN TARDE CON RAPHAEL

Cantaba sus canciones de pequeña. Canté sus canciones de adolescente. Las seguí cantando de más mayor. Las disfruté al versionarlas en cada gira. Y un día más pensando en cómo soñar con el mejor de los discos, le oí cantar una de las que yo escribo. Eran las cinco de la mañana. No podía dormir. Repasaba las canciones, no estaba ahí pero yo… oía su voz.

Tantas veces me dijeron aquello de “eso es imposible” que acabas por creértelo. No se lo conté a nadie, pero lo iba a volver a intentar, volvería a intentar soñar. Escribí un email honesto donde acababa diciendo la verdad “hoy voy a permitirme querer soñar”. Ésta canción la compuse inspirada en su forma de interpretar, en la personalidad de alguien que lleva poniendo banda sonora a mi vida desde que tengo uso de razón. Su fuerza, su carácter, su ímpetu, su singularidad, su profesionalidad y su saber hacer han sido y siguen siendo un referente para mí.

Yo oía su voz. La iba a oír siempre.

Ésta tarde se hizo realidad. Creedme sí os digo que cuando la emoción te embarga, hay que luchar por despertar y creerse que el sueño se ha cumplido. Es tanta la admiración que le profeso, que casi no he podido hablar. Confieso haber llorado de felicidad durante la grabación al escucharle. Cuando una tiene la fortuna de contar con alguien como él, solo queda disfrutarlo, escucharle, aprender de sus sabias palabras, hacer crecer la admiración ante su cercanía y su educación exquisita. No sé sí aquí en España se da el título de “Sir” como en Inglaterra, si lo hubiera deberían dárselo, y sí no lo hay… que lo inventen para él. No merece menos.

Ya oía su voz. Ya oigo su voz y la voy a oír siempre.

Aquel email fue lo mejor que hice en años. Querer soñar es lo mejor que puedo seguir haciendo. Obtuve respuesta. Es posible soñar, no importa el tiempo que nos lleve hacerlo.

Gracias Raphael, por permitirme soñar despierta, por dejarme disfrutar de tu talento y maestría, por hacer del día de hoy “Mi gran noche”.

Eternamente agradecida.
Vega.